miércoles, noviembre 26, 2008

Tan larga ausencia aconseja escribir un aviso, agradeciendo su atención a los pocos lectores que aún me queden, y notificando que pronto reapareceré, con buenos propósitos.

Mientras tanto:

1) leyendo Freakonomics, un libro subtitulado "Las cosas no son lo que parecen", una gran verdad, que no por repetida pierde tamaño. Cualquiera que se acerque a un tema proponiendo preguntas diferentes y observando sin prejuicios, tiene toda mi atención. Luego el resultado no pasa de ser un librito de divulgación, ligero, pero el planteamiento es atractivo y da que pensar.

2) Cuentos chinos del río amarillo, edición de Imelda Huang Wang y Enrique P. Gatón, editorial Siruela. Un libro muy bonito de aspecto, como suele suceder. Y además es muy refrescante leer unos cuentos clásicos, es un género que siempre nos hace volver a lo esencial. Además, leer cuentos en una tarde fría es un placer exquisito.

3 comentarios:

C. Martín dijo...

Usted auséntese el tiempo que quiera y tarde en reaparecer lo que le parezca, pero no se vaya, que eso sí que no se lo perdonaría.
Tengo ganas de que me cuenten cuentos, voy a ver si le echo el guante esos cuentos chinos que tienen buena pinta, sí.

J. Addams dijo...

ah, da gusto que le echen a una estos ánimos, jéjé
gracias, mil gracias
y un saludo

ismo dijo...

Tomo nota de los cuentos chinos. Lo regalaré para Navidad y así, con suerte, mi hermano irá terminando "Heike monogatari" y me lo pasará para entretenerse con el río amarillo. Pero seguro que reaparecerás antes de que "Heike" llegue a mis manos.