domingo, octubre 28, 2007

He ido al cine a ver Un funeral de muerte, esperando una de esas comedias costumbristas inglesas con un toque de humor negro. Considerando la escasez de este género de películas, vale la pena verla, y Alan Tudyk está muy gracioso (en la serie Firefly se veía su talento de comediante). No es una obra cumbre, no pasa de tener un par de buenos golpes de absurdo y disparate, y creo que le falta alguna carga de profundidad dirigida a la hipocresía, a las relaciones sociales, algo más de esa burla satírica que hace grande una comedia, que le da fundamento. Pero sigue siendo un entretenimiento aceptable.

Tampoco ayudó a que disfrutase de la película la jauría de jovencitas en la sala, y es una más de las razones por las que voy poco al cine: si tengo que ir al mini centro comercial de la ciudad, porque no hay más salas, y tengo que aguantar las condiciones y la oferta miserable, prefiero limitarme a ver películas en el sofá de mi casa, donde la cartelera ofrece más opciones. Y espero que sea la última vez que tropiezo en esta piedra.

Es buen momento para recordar algunas otras películas, como El jardin de la alegría (Saving Grace, 2000), o Despertando a Ned (Waking Ned, 1998), de un estilo similar, que me hicieron reír bastante más. Y, por supuesto, en una categoría muy superior, algunos clásicos del cine inglés, que puede que fueran fuente de inspiración para esta película, como Whisky Galore! (1949) titulada en español Whisky a gogó, una comedia con un encanto que es imposible no añorar.

2 comentarios:

Otis B. Driftwood dijo...

¡Al fin alguien que reivindica públicamente a "Waking Ned", una de las pelis más tiernas y divertidas de la década de lso 90! Si ya sabía yo que ud. me caía bien por algo...

Por cierto, a Tudyk lo vi hace poco en un viejo capítulo de "Frasier", con un papel que le venía como anillo al dedo:

http://www.imdb.com/title/tt0582532/

Saludos, señorita.

J. Addams dijo...

pues sí, me gustan las películas que dejan buen humor, y reírme un ratito, y los comediantes con talento para ese oficio tan difícil.
Y me alegra coincidir con usted, sr. driftwood!
saludos